Agoniza en mi piel cada segundo,

ardiéndome en su última agonía,

muriéndome el hervor del alma mía,

sorbiendo de mi espíritu fecundo.

 

Masticando en su afán tan tremebundo,

su aliento triangular me escalofría:

Segundos de metal con su sombría

estirpe de puñal donde me inundo.

 

Sin libertad de tus presidios vanos,

consumo mi dolencia, de ti preso,

por soportar el peso de tus manos.

 

Sometido a tu abrazo y a tu beso,

muero por ti, me extingo entre tus manos,

tiempo infernal, camino sin regreso.

20.06.90 – Francisco del Moral Manzanares

 

Segundo Premio de Poesía. Concurso Mari Puri Express. Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz. 1991.