Hoy hemos paseado por Via Dante.

Caminando por viejos soportales,

te he mirado a los ojos

y te he dicho sin más: «Te besaría».

Detrás de tu sonrisa

se han abierto las puertas de los patios

del Dieciséis cubiertos por la hiedra.

Los gruesos muros y las esculturas

de mármol que rodeaban el jardín

también nos sonreían desde dentro.

Tú más que nadie sabes

que nunca hemos entrado en esos patios.

Hemos tomado juntos un café.

Y me pregunto si ha sido osadía

sorberlo de tu taza lentamente,

por donde habías bebido con tu boca,

sin limpiarme los labios al salir.

Francisco del Moral Manzanares