Estar aquí

es a veces estar en otras partes,

porque me siento ausente,

porque cierro los ojos y he desaparecido

como desaparecen las cosas que contemplo.

Contemplar otras cosas,

estar en otras partes…

Así que cuando dices que no desaparezca,

cuando me pides

que me quede contigo,

sabes que has de esperar con toda tu paciencia

a que cierre los ojos,

a que llegue de nuevo a ese viejo momento

en que no estaba aquí,

y me sentía ausente,

y cerraba los ojos y desaparecía

como todas las cosas que entonces contemplaba,

para llegar aquí,

para llegar a ti,

cuando no había otra cosa que yo más deseara.

Francisco del Moral Manzanares