Me llamo Francisco del Moral, nací en Ciudad Real (España), estudié Filología Hispánica en Madrid y me especialicé en la enseñanza del español, tarea que desempeño desde 1998. He trabajado en Austria, España, Filipinas e Italia, país en el que vivo desde 2002. Desde 2007 enseño español en el Centro Lingüístico de la Universidad de Verona.

Escribo poesía desde que tenía 10 años, aunque no le he sido muy fiel a esta buena costumbre (como a casi nada, por otra parte). Durante mi adolescencia me dediqué a ello con bastante regularidad, y con el tiempo muchos de esos poemas quedaron recogidos en Vida consciente. En aquella época me sirvió de estímulo haber ganado algunos premios: el Miguel Hernández del Colegio de Doctores y Licenciados de Madrid (segundo premio en 1989 y primero en 1990) y el Mary Puri Express del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz (segundo premio en 1991). Mucho después, en 2002 (ya residiendo en Italia), fui finalista del Premio Adonáis con el poemario Todas las noches del año, que siempre se quedó en el cajón.

Mi primer libro publicado es Alrededores de Padua, que vio la luz en una edición bilingüe de la CLEUP (Cooperativa Libraria Editrice Università di Padova) a finales del 2007. La traducción al italiano es de Linda Grassi y las ilustraciones, de Andrea Zuppa. Este poemario nace de la huella que la ciudad de Padua, donde resido, causó en mí durante mis primeros años italianos.  Recuerdo las largas conversaciones en casa de Linda tratando de responder a todas las preguntas posibles sobre el significado de algunas palabras o la interpretación simbólica de las imágenes. Fue un trabajo muy interesante que me obligó a explicarme y a ser consciente del modo en que un lector atento puede entenderte y cómo puede crear a partir de su propia experiencia un poema diferente al que salió de ti.

Luego llegó Contradicciones (publicado en 2009 por Bubok y reeditado en 2018), que tiene otro tono más intimista -creo-, es decir, no se apoya tanto en estímulos externos como Alrededores…, sino que la poesía surge de la mera introspección y de la reflexión. Si en Alrededores… es la visión de un rincón de la ciudad lo que lleva a sentir y expresar ciertos pensamientos, en Contradicciones ya se parte de la mirada interior, que acaba provocando un eco potente y resuena en el propio cerebro, en el propio corazón.

En enero de 2019 surgió Catálogo de opiniones impopulares, en el marco del II Concurso de Poesía In-verso, organizado por la editorial In-verso y la Fundación de Escritura(s) Fuentetaja. Digamos que en aquel momento tenía mucho que contar y que me llegara la convocatoria del concurso me sirvió de estímulo y de excusa para hacerlo. Me siento un año después muy identificado con ese libro, cuyos poemas toman, ante ciertos temas, un punto de vista poco común (“impopular”), pero no único, por lo que estoy seguro de que muchos lectores se podrán sentir identificados con ellos. Por cierto, el jurado le otorgó una mención especial, si bien la versión publicada es más extensa.

Y el último hasta la fecha (marzo de 2020) es Travesía, concebido y escrito durante el verano anterior. La imposibilidad de viajar me llevó a hacerlo con la imaginación, con las lecturas, haciendo un recorrido que siempre había querido completar: de Saint Jean Pied de Port a Finisterre. Una visión personal de un Camino de Santiago que nunca he pisado con las suelas de mis zapatos. El resultado es fiel a la idea original, así que debería estar mínimamente satisfecho. Las etapas del Camino, las etapas de la vida. Naces en los Pirineos y mueres en el océano… creciendo a cada paso y muriendo un poco también. Viviendo, en definitiva.

Algunas cosas a las que me he dedicado en momentos diferentes de mi existencia: teatro, shiatsu, y desde hace años salgo a correr de vez en cuando… pero lo acabaré dejando, (me imagino) porque como he apuntado antes, tengo una tendencia insuperable a la infidelidad.