Un número, una sigla, una manzana,

quizás pudieras explicarlo todo,

medirlo con la regla y, de algún modo,

atar su ser al viento y la mañana.

 

Un ruiseñor, un grillo, una campana,

un mástil que se yergue sobre el lodo,

música, arquitectura: innoble apodo

de la ciencia pequeña en que se afana.

 

Pero explica si puedes que te quiero

y no sé si mañana estaré atado

a este amor que te tengo y no te debo.

 

Y mide el odio que te di primero

y el dolor que tendré si demasiado

alguna vez me quieres, yo no pruebo.

 

Francisco del Moral Manzanares