Cuando vuelvas

me llorará la sangre de alegría,

mis labios temblarán y los suspiros

resbalarán por ellos, en ardiente

carrera hacia tu piel.

Estéril,

marchita quizás,

débil,

helada tal vez…

pero siempre tuya.

Francisco del Moral Manzanares