Del callado lamento de la vida

nace la gruta oscura de tu boca,

que me hiere de sal cuando me toca

con sus labios de mar embravecida.

 

Navega en mí, rotunda y desmedida,

atravesando turbias tempestades,

asesinando blancas mocedades

de arena de jazmín recién ardida.

 

Y me atrapa el amor tan poco a poco

que se me va sin prisa, lentamente

fugaz, ciego, traidor, absurdo y loco.

 

Perfil de luz, eterno mediodía,

éxtasis del silencio acongojado,

pausa de Dios, profunda cercanía.

14.02.90 – Francisco del Moral Manzanares

Primer premio de poesía. VII Concurso literario Miguel Hernández para alumnos de enseñanza secundaria de Madrid y Castilla-La Mancha. Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Madrid. 1990.