No hay nada más que tú

para tenerme,

nada más que tu voz

para escucharme,

nada más que tu imagen

para verme,

nada más que tu ser

para sentirme,

nada más que tu aroma

para olerme,

nada más que tu gusto

para saberme

a sal probablemente.

Francisco del Moral Manzanares