Quise morirme un día

porque tú no existías.

¡Solemne tontería!

Quise vivir un día

porque ya te tenía.

¡Era otra tontería!

Francisco del Moral Manzanares